Es sabido que el SARS-CoV-2 puede dejar múltiples secuelas en la salud de los alcanzados por la enfermedad. Sin embargo, dichas secuelas no se limitan exclusivamente al ámbito de la salud, y comenzamos a verlas ahora con sorpresa emergiendo en campos diversos, entre otros el urbanístico.

En nuestro Club de lecturas leíamos recientemente “Happy City” de Charles Montgomery, un libro de 2013 escrito por un periodista y activista urbano canadiense, que reivindica las cualidades de la ciudad histórica europea, con sus relaciones de proximidad y construcción de comunidad, en contraposición a la diseminación urbana típica norteamericana, encarnada por los grandes villanos de la película, el coche privado y su consecuencia, el “urban sprawl”. Pero resulta que llegó la Covid-19 y lo cambió todo. Por un lado, el coche privado se convirtió en el medio de transporte más seguro frente al transporte público masificado de las grandes ciudades. Por otro, una fracción considerable del mercado laboral comenzó a teletrabajar, reduciendo los desplazamientos de modo drástico, al tiempo que muchas universidades y centros de formación lanzaban sus programas online, multiplicando el número de telestudiantes que no se desplazan más que de la cama a la mesa del ordenador, y a veces ni eso.

En la “nueva normalidad”, ya no es casual leer noticias como la publicada hoy por El País de España, dando cuenta del incremento de compra de viviendas de extrarradio en detrimento de las urbanas, y que podéis leer aquí: https://elpais.com/economia/2020-12-12/el-exodo-del-coronavirus-de-la-ciudad-al-unifamiliar.html. Una secuela más del coronavirus que propongo bautizar como “reflujo antiurbano”, y que afecta principalmente a los sectores profesionales y vinculados al sector servicios, que pudieron adoptar el teletrabajo como escenario “new normal”. Este privilegiado colectivo es el primero a la hora de buscar anuncios de viviendas unifamiliares en las afueras de las grandes ciudades, con jardín y áreas exteriores.

Es evidente que las variables de felicidad en relación al hábitat han cambiado, y la combinación de teletrabajo, telestudio e e-commerce vuelven a poner en valor los suburbios, incluso el medio rural, frente a unos centros urbanos que caen más y más en la escala. Como sigamos así, una nueva edición postpandemia de “Happy City” tendrá que llamarse “Happy Sprawl”.

Jorge Ponce Dawson – Coordinador de Club de Lecturas (y arquitecto :))

.

.

Si aún no eres soci@ del club https://www.clubdelecturas.com, aprovecha la campaña de suscripción anual GRATUITA por la pandemia de Covid-19 y accede a todos los contenidos exclusivos de Club de Lecturas, incluido el resumen completo de “Happy City” de Charles Montgomery https://www.clubdelecturas.com/producto/happy-city-charles-montgomery/, apuntándote aquí: https://www.clubdelecturas.com/producto/suscripcion-anual/. Obtendrás también los links para poder entrar en las conferencias Zoom de todos nuestros debates. ¡Nos vemos en breve!

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments