Historia de un alemán – Sebastian Haffner

Descripción

Sesión 1 (Biblioteca de Galapagar) – 13 de enero de 2023- Audio 1 en IVOOX: https://go.ivoox.com/rf/101457407

Sesión 2 (Biblioteca de Galapagar) – 27 de enero de 2023- Audio 2 en IVOOX:

Sesión 3 (Biblioteca de Galapagar) – 10 de febrero de 2023- Audio 3 en IVOOX:

 

Historia de un alemán

Memorias 1914-1933

Sebastian Haffner

 

Ediciones Destino / Editorial Planeta – 2001, 1005, 2022

 

Título original: Geschichte eines Deutschen. Die Erinnerungen 1914–1933.

Primera edición: Editorial Deutsche Verlags-Anstalt, Munich – 2000

 

Debate Club de lecturas 1/3: Viernes 13 Enero 2023 – 19hrs España – Biblioteca de Galapagar

Prólogo

 

Debate Club de lecturas 2/3: Viernes 13 Enero 2023 – 19hrs España – Biblioteca de Galapagar

La revolución

 

Debate Club de lecturas 3/3: Viernes 13 Enero 2023 – 19hrs España – Biblioteca de Galapagar

La despedida

 

Guía de Lectura preparada por: Jorge Ponce Dawson, Galapagar, Madrid, España

 

Ubicación de esta guía en la web de Club de Lecturas:

https://www.clubdelecturas.com/producto/el-mundo-de-ayer-stefan-zweig-2/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¡Importante!

Si te gusta Club de Lecturas y compartes el sueño de verlo crecer, te pido tu apoyo mediante la compra de alguna de las opciones de Abonos y Patrocinios ofrecidos.

Muchas gracias desde ya. Un fuerte abrazo,

Jorge Ponce Dawson – Director de Club de Lecturas

+34 687 808 579 / info@clubdelecturas.com / clubdelecturas.com  

 

 

 

(Biografía de Sebastian Haffner traducida de la versión inglesa de Wikipedia)

Raimund Pretzel (27 de diciembre de 1907 – 2 de enero de 1999), más conocido por su seudónimo Sebastian Haffner, fue un periodista e historiador alemán. Como emigrado en Gran Bretaña durante la Segunda Guerra Mundial, Haffner argumentó que era imposible adaptarse no solo a Adolf Hitler sino también al Reich alemán por el que Hitler había apostado. La paz solo podría asegurarse haciendo retroceder «setenta y cinco años de historia alemana» y restaurando Alemania a una red de estados más pequeños.

 

Como periodista en Alemania Occidental, el esfuerzo consciente de Haffner por «dramatizar, llevar las diferencias a lo más alto» precipitó rupturas con editores tanto liberales como conservadores. Su intervención en el caso Spiegel de 1962 y sus contribuciones a la retórica «antifascista» de la Nueva Izquierda estudiantil elevaron considerablemente su perfil.

 

Después de separarse de la revista Stern en 1975, Haffner produjo estudios ampliamente leídos centrados en lo que definió como continuidades fatídicas en la historia del Reich alemán (1871-1945). Sus memorias de antes de la guerra publicadas póstumamente, Geschichte eines Deutschen: Die Erinnerungen 1914–1933 (Historia de un alemán – Memorias 1914-1933) (2001) le procuraron un buen número de nuevos lectores tanto dentro como fuera de Alemania.

 

INFANCIA Y JUVENTUD

 

Años escolares

 

Haffner nació en 1907 como Raimund Pretzel en Berlín. Durante los años de guerra, de 1914 a 1918, asistió a la escuela primaria (Volkschule) de la que su padre, Carl Pretzel, era el director. De estos años no recuerda las privaciones, sino los boletines del ejército leídos con la emoción de un aficionado al fútbol siguiendo los resultados de los partidos. Haffner creía que era de esta experiencia de la guerra por parte de una generación de escolares como un «juego entre naciones», más apasionante y emocionalmente satisfactorio que cualquier cosa que pudiera ofrecer la paz, que el nazismo sacaría gran parte de «su simplicidad, su atractivo para la imaginación y su acción entusiasta, pero también su intolerancia y su crueldad hacia los oponentes internos» (Historia de un alemán)

 

Después de la guerra, Haffner asistió primero a una escuela primaria en el centro de la ciudad, el Königstädtisches Gymnasium Berlin en Alexanderplatz. Aquí se hizo amigo de los hijos de las principales familias judías de la ciudad, destacadas en los negocios y las profesiones liberales. Eran precoces, cultos y de tendencia izquierdista. Sin embargo, su visión política adolescente dio un giro hacia la derecha después de que se mudó, en 1924, al Schillergymnasium en Lichterfelde, fuertemente suscrito por familias vinculadas al ejército. Haffner comentaría más tarde que: «Toda mi vida ha estado determinada por mis experiencias en estas dos escuelas».

 

 

Hitler y el exilio

 

Después de enero de 1933, Haffner presenció como estudiante de derecho el despliegue de las SA (Sturmabteilung, grupos paramilitares conocidos como «camisas marrones“) como una «fuerza policial auxiliar» y, después del incendio del Reichstag de marzo, su acoso a los juristas judíos y demócratas en los tribunales. Lo que más le impactó de estos hechos fue la ausencia total de «cualquier acto de coraje o espíritu». Ante el ascenso de Hitler parecía como si «un millón de individuos sufrieran simultáneamente un colapso nervioso». Hubo incredulidad, pero no hubo resistencia.

 

La investigación doctoral le permitió a Haffner refugiarse en París, pero al no poder afianzarse en la ciudad, regresó a Berlín en 1934. Habiendo publicado ya una ficción más corta como novelista en serie para Vossische Zeitung, pudo ganarse la vida escribiendo folletería. para revistas de estilo donde los nazis «toleraban cierta exclusividad estética cultural». Pero el endurecimiento de los controles políticos y, más inmediatamente, el embarazo de su novia periodista, clasificada como judía según las Leyes de Nuremberg, lo empujaron a la emigración. En 1938, Erika Schmidt-Landry (de soltera Hirsch) (1899-1969) pudo reunirse con un hermano en Inglaterra, y Haffner, por encargo de Ullstein Press, pudo seguirla. Se casaron semanas antes del nacimiento de su hijo Oliver Pretzel.

 

La declaración de guerra de Gran Bretaña contra Alemania el 3 de septiembre de 1939 salvó a Haffner de la deportación. Como extranjeros enemigos, Haffner y su esposa fueron internados, pero en agosto de 1940 fueron de los primeros en ser liberados de los campos de la Isla de Man. En junio, el editor de George Orwell, Fredric Warburg, había publicado “Alemania, Jekyll y Hyde”, el primer trabajo de Haffner en inglés y el primero en el que, para proteger a su familia en Alemania, utilizó los nombres que iba a conservar: Sebastian (de Johann Sebastian Bach). y Haffner (de la Sinfonía Haffner de Mozart). En la Cámara de los Comunes se habían preguntado por qué se detenía al autor de un libro tan importante. Lord Vansittart describió el análisis de Haffner «Hitlerismo y el problema alemán» como «el más importante […] que ha aparecido hasta ahora».

 

EMIGRADO POLÍTICO

 

Alemania: Jekyll y Hyde

 

En un polémico ensayo en el que avanzó los temas de su obra histórica posterior, Haffner argumentó que Gran Bretaña era ingenua al declarar que su «pelea» era solo con Hitler y no con el pueblo alemán. Hitler había «ganado más adeptos en Alemania y se había acercado más al poder absoluto que nadie antes que él», y lo había hecho por «medios más o menos normales de persuasión y atracción». Esto no significaba que «Hitler es Alemania», pero era temerario suponer que debajo de la unidad de Alemania tan cacareada no existía nada más que «descontento, oposición secreta y decencia reprimida».

 

Los alemanes habían entrado en la guerra divididos. Menos de uno por cada cinco eran verdaderos devotos, los «verdaderos nazis». Ninguna consideración, ni siquiera la «amenaza bolchevique», podría reconciliar esta sección «moralmente inaccesible» de la Nueva Alemania con una Europa estable. El antisemitismo como factor «distintivo» había superado su motivación original: la descarga de los resentimientos privados de Hitler, la consideración de chivo expiatorio de la minoría judía como forma de canalizar el sentimiento anticapitalista. Funcionó más bien como «un medio de selección y juicio», identificando a aquellos que están preparados, sin pretexto, para perseguir, cazar y asesinar y así quedar atados al Líder por «las cadenas de hierro de un crimen común». Hitler, por su parte, (un «suicida potencial por excelencia») reconoce sólo la devoción a su propia persona.

 

Un mayor número de alemanes, quizás cuatro de cada diez, deseaba darle la espalda a Hitler y los nazis. Pero estaban «desorganizados, desanimados y a menudo desesperados», y muy pocos se identificaron con la oposición política, que se encontraba hundida, dividida y confundida. Vivían junto a un número aproximadamente igual de alemanes que, temiendo un nuevo Versalles, asumían «la rendición de su personalidad, su religión y su vida privada» bajo Hitler como una suerte de «sacrificio patriótico».

 

Para que haya seguridad en Europa, Haffner insistió (en cursiva original) en que «[El] Reich alemán debe desaparecer, y los últimos setenta y cinco años de la historia de Alemania deben borrarse. Los alemanes deben volver sobre sus pasos hasta el punto en que tomó el camino equivocado–al año 1866» (el año en que, en el campo de batalla de Königgrätz, Prusia eliminó la protección austriaca de los estados alemanes más pequeños). Articulando una tesis que iba a defender extensamente en su última obra (dictada), Von Bismarck zu Hitler (1987), Haffner sostenía que «No es concebible la paz con el Reich prusiano que nació en ese momento, y cuya última expresión lógica es nada menos que la Alemania nazi». Alemania debería regresar a un patrón histórico de estados regionales sujetos a acuerdos confederales que son europeos y no exclusivamente nacionales.

 

Al mismo tiempo, Haffner admitió que parte del atractivo para los alemanes sería que, convertidos en bávaros, renanos y sajones, podrían escapar del castigo de los aliados. «No podemos», razonó, «deshacernos del Reich alemán y, al identificar sus ‘Estados de Sucesión’, castigarlos por sus pecados». Si los aliados querían que la mentalidad del Reich muriera, «y existían todas las posibilidades de que así fuese después de la catástrofe del nazismo», entonces a los nuevos estados se les debía dar «una oportunidad justa».

 

Churchill

 

Se dice que Churchill ordenó a todos los miembros de su gabinete de guerra que leyeran el libro de Haffner. De ser cierto, el respeto habría sido mutuo. De todas sus obras posteriores, Haffner diría que su breve biografía, Winston Churchill (1967), era su favorita. Cuando en 1965 murió Churchill, Sebastian Haffner escribió que «parecía que no se enterraba a un simple mortal, sino a la propia historia inglesa». Neal Ascherson cree posible que algunas de las ideas de Churchill sobre la Alemania de la posguerra tuvieran «raíces en secciones del libro de Haffner».

 

MUERTE Y FAMILIA

 

En 1989/90, mientras Gorbachov hacía sus cálculos y caía el Muro, Haffner temía que los alemanes se hubieran templado menos por los traumas de 1945 —cuyas lecciones había tratado de extraer— que por las consecuencias de la división de su país. No estaba seguro de si los alemanes no volverían a verse atrapados por la megalomanía nacional. Según su hija Sarah, el curso pacífico de la unificación alemana fue del agrado de Haffner, pero al mismo tiempo le hizo tomar consciencia con claridad que él no era más que un superviviente de otro tiempo. Haffner murió el 2 de enero de 1999, a la edad de 91 años.

 

Christa Rotzoll, una periodista con la que Haffner se había casado después de enviudar en 1969, falleció antes que él en 1995. A Haffner le sobrevivieron sus dos hijos con Erika Schmidt-Landry. Sarah Haffner (1940–2018) fue pintora y realizadora feminista de documentales. Ella creía que su propia participación política pudo haber jugado algún papel en el compromiso de su padre con el movimiento estudiantil en la década de 1960. Su hijo, Oliver Pretzel (1938-), fue profesor de matemáticas en el Imperial College de Londres. Después de la muerte de su padre, recopiló las memorias que comenzó a principios de 1939 pero abandonó la tarea para dedicarse a la edición urgente de “Alemania: Jekyll & Hyde”, con más valor propagandístico, disponiendo su publicación como Geschichte eines Deutschen/Defying Hitler.

 

 

 

HISTORIA DE UN ALEMÁN – MEMORIAS 1914-1933

 

Nota de JP: Sebastián Haffner escribió este libro en su exilio londinense a principios de 1939, un momento cúlmine en la progresión ascendente del nazismo en Alemania, que el 30 de enero de ese año vio como su líder Hitler era nombrado Canciller, la represión y el antisemitismo se desataban sin límite y se respiraba en el ambiente la inminencia de la que sería la contienda más grande y más mortífera de la historia humana, la Segunda Guerra Mundial.    

 

PRÓLOGO

 

Nota de JP: El libro está dividido en 3 grandes partes: Prólogo, La revolución y La despedida. A su vez, cada parte está dividida en apartados simplemente numerados. A efectos de facilitar la lectura de este resumen, he añadido un título a cada uno de estos apartados sintetizando el tema central de cada uno de ellos.

 

  1. EL DUELO ENTRE EL ESTADO TOTALITARIO Y EL INDIVIDUO

 

Sebastián Haffner (SH) explica su libro como la descripción de un duelo, un enfrentamiento entre un estado totalitario que pretende dirigir la vida de la gente y el individuo, él mismo, que lucha por la propia libertad. “El Estado es el Reich, el particular soy yo”. Una batalla de 6 años, entre 1933 y 1939 (año en el que Haffner escribió el libro en su exilio londinense), que libraron “cientos de miles”, según nos cuenta, con la diferencia de que muchos terminaron en barracones y campos de concentración o simplemente fueron eliminados. Una situación que SH califica como bastante desesperanzadora, en la que estos individuos “estaban defendiendo, sin saberlo, la paz y la libertad mundiales”. Escribe el libro porque cree necesario que el mundo sepa lo que está sucediendo en Alemania.

 

Nota de JP: En contradicción con este objetivo, mantuvo el libro inédito durante el resto de su vida, a pesar de haberlo hecho traducir al inglés para publicarlo en Inglaterra. Tras su muerte, fue su hijo Oliver Pretzel quién autorizó su publicación en el año 2.000.   

 

  1. 1933 COMO PUNTO DE INFLEXIÓN MORAL

 

SH relata las vivencias de muchos “acontecimientos históricos” que signaron su vida de juventud y la de todos los alemanes. Pero lo sucedido en 1933 con el ascenso al poder de Hitler marcó un antes y un después. A partir de ese momento, el efecto de la acción estatal sobre los individuos llegó al nivel más profundo y personal de consciencia moral.

 

SH anuncia que en este prólogo intentará resumir los 20 años previos a 1933, para intentar comprender la evolución de llevó hasta ese momento culminante y lo que vino después.

 

Pregunta #1

Sebastian Haffner dice que la relevancia de los acontecimientos históricos debe medirse a través de  su efecto sobre la vida de la gente y que por ello el ascenso de Hitler en 1933 tuvo una relevancia inusitada que afectó las vidas de todos los alemanes al nivel más profundo.

¿Has vivido en tu vida algún acontecimiento histórico que te haya marcado profundamente?

 

  1. LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL COMO JUEGO INFANTIL

 

SH recuerda el trauma del 1º de Agosto de 1914. Con 7 años, estaba vacaciones con su familia en la Pomerania Ulterior y escuchó a alguien decir que quizás tendrían que volver anticipadamente a su casa en Berlín dadas las noticias prebélicas. Al día siguiente, el llamado a la movilización general alemana puso a toda la familia a preparar las maletas de urgencia. En rebeldía, Sebastian huyó a los bosques cercanos, haciendo que casi perdieran el tren por el tiempo perdido buscándolo. El viaje duró mucho más de lo habitual, cruzándose en cada estación con convoyes de soldados.

 

Nota de JP: Es notable el parecido con el relato de esos mismos días que hace Stefan Zweig en El mundo de ayer, que estaba de vacaciones en la costa belga, y pudo coger por los pelos un último tren abarrotado para regresar a su casa en Salzburgo, cruzándose por el camino con los trenes de tropas alemanas saliendo del país.

 

Tropas alemanas en guerra de trincheras de la Primera Guerra Mundial

 

Rápidamente aprendió los términos bélicos y, muy importante, a culpar a los demás de todo lo que sucedía. Franceses, ingleses o rusos pasaron a ser enemigos odiosos que había que destruir. El afán competitivo de vencedores y vencidos lo compara con el fervor futbolero, transformando una guerra virtual lejana a Berlín en un juego infantil apasionante. SH argumenta que aquellos juegos bélicos infantiles marcarían a la generación que más adelante daría pie al encumbramiento de Adolf Hitler. 

 

  1. EDUCACIÓN BÉLICA

 

La experiencia de la Primera Guerra vivida por los niños alemanes alimentó el nazismo. Su generación, nacida entre 1900 y 1910, vivió la guerra como un juego y quedó marcada. Aprendió a vivir con menos, a comer menos, a aceptar el rigor que la contienda exige. La guerra los educó… 

 

Pregunta #2

SH habla de su vivencia infantil de la primera guerra como un juego. De hecho, muchos de los juguetes o videojuegos de los niños hoy mismo siguen apelando a temáticas bélicas o violentas (Debo confesar que a mí de pequeño, me encantaba jugar a los “soldaditos”). También compara el afán competitivo y el fervor nacionalista con la pasión futbolística.

¿Qué fue primero, la guerra o el juego? ¿Convertimos la guerra en juego para sobrellevarla mejor? ¿O hacemos la guerra porque nos gusta jugar?

 

 

  1. LA DESAZÓN DE LA DERROTA

 

Durante los cuatro años de guerra, se perdió la costumbre de la paz, y la guerra se convirtió en la sal de la vida. Cuenta como iba cada día a la comisaría cercana a leer el parte diario de guerra que clavaban en un tablón de anuncios.

 

En 1918 las cosas ya no pintaban tan bien, pero el enardecimiento bélico hacía que las malas noticias se minimizasen y que nunca decayese la esperanza de la gran victoria final. SH la seguía esperando, aunque recuerda las quejas de las mujeres en las colas para comprar sucedáneos de leche o miel. Había un ambiente de disconformidad creciente porque las cosas iban mal y se notaba.

 

En octubre ya se sentía llegar la revolución. Mientras el inicio de la Primera Guerra había dado lugar a sensaciones de euforia y exaltación feliz, el punto final marcado por la revolución de noviembre de 1918, que en definitiva traería la paz y la libertad, fue sombría y deprimente, con una sensación generalizada de “malhumor, derrota, miedo, tiroteos absurdos, confusión y encima mal tiempo”.  

 

El 11 de noviembre SH se presentó en la comisaría como cada día, pero ya no había parte de guerra. Todo había terminado, y sin victoria final. Recorrió la ciudad hasta dar con un montón de gente apelotonada frente a un escaparate que había colgado el último titular, “Firmado el alto el fuego”. Al leer las condiciones se quedó atónito. Tenía sólo 11 años. Se fue caminando bajo la lluvia por barrios desconocidos. No podía comprender como una aparente sucesión de victorias hubiese conducido a la más aplastante de las derrotas. “Mi cabeza era incapaz de comprender que algo así pudiera ocurrirnos también a “nosotros”… “Me encontraba ante un abismo. Sentí pavor ante la vida”.

 

Pintura que representa el momento de la firma del armisticio en el vagón. De izquierda a derecha se encuentran el almirante alemán Ernst Vanselow, el conde alemán Alfred von Oberndorff, el general alemán von Winterfeldt Detlof (con casco) y el oficial naval británico Jack Marriott. De pie delante de la mesa; Matthias Erzberger, jefe de la delegación alemana. Detrás de la mesa están los dos oficiales de la marina británica, el contraalmirante George Hope, sir Rosslyn Wemyss, y los representantes de Francia, el mariscal Ferdinand Foch (de pie), y el general Maxime Weygand.

SH concluye haciendo una comparación entre su reacción y la del propio Hitler. Mientras que para él la derrota de la guerra le demostró la falsedad de las reglas de juego y la imprevisibilidad de la vida, para Hitler fue un motivo de ofuscamiento y el revulsivo que lo decidió a dedicarse a la política para darle la vuelta a la derrota y volver a poner a Alemania en su lugar. Una reacción, la de Hitler, mucho más inmadura que la del niño de 11 años.

 

Pregunta #3

SH habla de su vivencia infantil de la primera guerra como un juego. De hecho, muchos de los juguetes o videojuegos de los niños hoy mismo siguen apelando a temáticas bélicas o violentas (Debo confesar que a mí de pequeño, me encantaba jugar a los “soldaditos”). También compara el afán competitivo y el fervor nacionalista con la pasión futbolística.

¿Qué fue primero, la guerra o el juego? ¿Convertimos la guerra en juego para sobrellevarla mejor? ¿O hacemos la guerra porque nos gusta jugar? ¿Vemos la guerra de Ucrania como un juego?

 

 

 

 

¡Tus comentarios son bienvenidos!