¿La rebeldía se volvió de derechas? -Pablo Stefanoni

Descripción

Sesión online – 27 de abril de 2024 –  Audio en IVOOX: https://go.ivoox.com/rf/128123841 

 

«La extrema derecha quiere cambiar el mundo. Y mucha gente está convencida de que eso es lo que el mundo necesita. Con combinaciones de nacionalismo, posiciones antiestado, xenofobia, racismo y misoginia, pero también guiños a la comunidad LGBTI y consignas ecologistas, con un aura de incorrección y novedad que atrae a los jóvenes, las llamadas «derechas alternativas» están protagonizando una revolución en la política occidental: orgullosas, levantan las banderas de la indignación y la rebeldía que eran la marca registrada de la izquierda. El progresismo, mientras tanto, entre el desconcierto y el gesto despectivo, se abroquela en la corrección política y corre el riesgo de volverse parte del statu quo.
Trump y Bolsonaro dejaron en claro que es hora de tomarse en serio las ideas de las derechas reaccionarias, aunque parezcan moralmente condenables o ridículas y, sobre todo, de entender cómo su discurso defensivo, sus líderes carismáticos y escandalosos y su provocación constante están logrando representar a muchos de los que se perciben postergados en las sociedades contemporáneas, también en la Argentina. Esa es la propuesta de Pablo Stefanoni en este libro revelador, en el que construye una síntesis histórica de estos movimientos y muestra cómo han ido moldeando a los libertarios contemporáneos y a otras formas híbridas y en principio sorprendentes, como el anarcocapitalismo, el homonacionalismo y el ecofascismo.
Con el troleo en las redes como estrategia de guerrilla cultural y el meme como instrumento político, desde foros de internet y videos de YouTube, en plataformas como 4chan y Twitter, estos grupos están convirtiendo el fanatismo subterráneo en distintas formas de adhesión pública cada vez más visible, de la vestimenta al voto, del manifiesto en la web a la acción violenta en las calles, expresiones muchas veces legitimadas por líderes en el poder.
Este libro, que viene a llenar un vacío de obras en español sobre el tema, no condena a priori: escucha los argumentos y se pregunta cómo puede la izquierda enfrentar esta revolución antiprogresista. O, dicho de otro modo, cómo puede recuperar la bandera de la transgresión, que con inteligencia le fue arrebatada por esta extrema derecha cool que decidió dejar de habitar en los márgenes.» (Reseña Amazon)

 

La rebeldía se volvió de derecha

Como el antiprogresismo y la anticorrección política están construyendo un nuevo sentido común (y por qué la izquierda está perdiendo la iniciativa)

Pablo Stefanoni

 

Editorial: Siglo XXI, Enero 2021

 

Debate Club de lecturas: Sábado 27 Abril 2024 – 19hrs CET (España continental)

 

Links de conexión a sesiones de debate zoom, disponibles para soci@s en sección Ágora de página de inicio de www.clubdelecturas.com.

 

Guía de Lectura preparada por: Silvina Ponce Dawson, conectada desde Buenos Aires, Argentina.

 

 

Ubicación de esta guía en la web de Club de Lecturas:

https://www.clubdelecturas.com/producto/la-rebeldia-se-volvio-de-derechas-pablo-stefanoni/

 

 

 

Pablo Stefanoni – Algunos apuntes sobre el autor

 

Pablo Stefanoni es un investigador argentino, doctor en Historia por la Universidad de Buenos Aires y periodista. Publicó artículos y libros sobre las izquierdas y América Latina y combina el trabajo periodístico con la investigación en ciencias sociales. Fue corresponsal en La Paz de los diarios argentinos Página 12 y Clarín y director de la edición boliviana de Le Monde Diplomatique. Publicó varios artículos y algunos libros sobre Bolivia, el último de ellos, “Los inconformistas del Centenario. Intelectuales, socialismo y nación en una Bolivia en crisis (1925-1939)”, publicado en 2015, corresponde a su Tesis de Doctorado en Historia. Actualmente es jefe de Redacción de la revista Nueva Sociedad de Argentina y colabora con la edición Cono Sur de Le Monde Diplomatique, con el suplemento Ideas del diario La Nación y con la revista Anfibia de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM). Forma parte del Centro de Documentación e Investigación de la Cultura de Izquierdas (CeDInCI) de la UNSAM y es investigador asociado de la Fundación Carolina de España. “¿La rebeldía se volvió de derecha?” es su último libro que fue editado en Argentina por Siglo XXI en 2021.

Presentación del libro

El libro “¿La rebeldía se volvió derecha” tiene un subtítulo que resume el tema que se busca desarrollar: “Cómo el antiprogresismo y la anticorrección política están construyendo un nuevo sentido común (y por qué la izquierda debería tomarlos en serio)”. Se trata de un libro sobre las nuevas derechas en el “hemisferio occidental”, más específicamente, Europa y las Américas. En la Introducción el autor menciona a la película “Joker” de Todd Phillips como ejemplo paradigmático del clima de época que busca retratar con el libro. Una de las posibles lecturas de la película es la de que retrata el enojo de los hombres blancos y pobres que se identifican con el “nosotros” que buscan construir y movilizar las derechas alternativas capturando el inconformismo social en favor de distintas salidas políticas antiprogresistas. Según Stefanoni, el hecho de que la película pueda leerse de este modo o como una crítica progresista al capitalismo y sus inequidades expresa “la dificultad radical con la que nos enfrentamos hoy para dar cuenta de la orientación política y cultural de la rebeldía.” La película vista con la primera de estas miradas, y muchas de las acciones que describe el libro, ilustran cómo las derechas alternativas le disputan a la izquierda la capacidad de indignarse frente a la realidad y proponer vías para transformarla. Si bien no se trata de un fenómeno nuevo (una situación similar se dio en las décadas de 1920 y 1930), las nuevas tecnologías han permitido que se expanda una derecha extrema 2.0 de rasgos provocadores y antisistema que al entrar al juego democrático presiona a las derechas más moderadas a radicalizarse sobre algunas temáticas. El libro describe las distintas “tribus” que conforman la derecha alternativa (alt-right): paleolibertarios, neorreaccionarios, ecofascistas, nacionalistas blancos, masculinistas, andrófilos, homonacionalistas; describe sus ideas y los ambientes (en muchos casos, digitales) por los que circulan donde los distintos grupos “se enfrentan, discuten, se insultan y también coinciden”. Incluye también un muy interesante y útil “Glosario esencial para entender a las nuevas derechas”. Como menciona el autor en distintas partes, el libro no busca describir a las derechas en su conjunto. Su objetivo es invitar “a mirar juntos algunos fenómenos ‘marginales’ que podrían estar diciéndonos algo sobre el futuro próximo”, a salir de las “burbujas de filtro” que nos hacen creer “que nuestro pequeño entorno es el mundo”. El libro, publicado en 2021, fue premonitorio sobre el “futuro próximo” de Argentina, futuro que casi nadie vio en ese momento.

El libro capítulo por capítulo

  1. ¿El fantasma de qué derecha recorre el mundo?

En este primer capítulo, subdividido en tres partes (“Extremas derechas 2.0”, “El espectro de la derecha alternativa”, “Utopías neorreaccionarias”), el autor describe brevemente algunas de las características de los distintos grupos que conforman la nueva derecha (descripción que luego revisita con más detalle en otras partes) y sitúa su aparición en el contexto histórico. Después de la Segunda Guerra hubo en varios países de Europa Occidental un bipartidismo conservador-socialdemócrata que en años más recientes se rompió con la aparición de partidos de esta nueva derecha que actualmente tienen representación en los parlamentos nacionales y en el de la Unión Europea. En Estados Unidos se mantiene aún el bipartidismo entre Demócratas y Republicanos, pero dentro de este último partido apareció una expresión de la nueva derecha personificada en Trump.  Tanto en Europa como en Estados Unidos la nueva derecha tiene, en general, características nacional-conservadoras y condena la globalización y el multiculturalismo. En ese sentido difiere del liberalismo conservador republicano y atlantista de los años ochenta y noventa. Quienes se identifican con las políticas de Reagan y Bush sienten que estos nuevos grupos desnaturalizaron su legado, incluso los desprecian como poco educados. A su vez, las nuevas derechas odian a los conservadores convencionales (entre otras cosas, por haber capitulado frente al progresismo) y los llaman “cuckservatives [conservadores cornudos]”. La caída del Muro de Berlín y del comunismo fueron eventos determinantes para este cambio, ya que con ellos cayó también el anticomunismo fuerte de Reagan y Thatcher. De todos modos, acá Stefanoni menciona que para una parte de las nuevas derechas radicales es necesario retomar con más energía el combate contra el comunismo, que volvió ahora como “marxismo cultural”.

 

El autor se pregunta cómo denominar a estas fuerzas que nacieron siendo marginales, ocupando el espacio de la “derecha de la derecha”, que ampliaron los márgenes de lo decible y que en las últimas décadas se fueron moviendo hacia la centralidad del tablero político. Menciona que se trata de un conjunto de corrientes que aún no se estabilizó ideológicamente pero que, frente a un mundo de numerosas demandas insatisfechas que debilitan las hegemonías actuales, buscan tener una participación relevante organizando el sentido común en torno a su visión del mundo. Citando un trabajo de Forti de 2020, el autor dice que se trata de una “extrema derecha 2.0, que utiliza un lenguaje y un estilo populistas, se ha transformado sustituyendo la temática racial por la batalla cultural y ha adoptado unos rasgos provocadores y antisistema gracias a la capacidad de modular la propaganda a través de las nuevas tecnologías.” Algo interesante que nota respecto del rechazo a los musulmanes que motoriza la nueva derecha en Europa es que se justifica en los valores humanistas del Iluminismo como la laicidad, el libre pensamiento, los derechos de las minorías, la igualdad de los sexos y las libertades sexuales, en lugar de en las jerarquías raciales. “El discurso etnocéntrico se vuelve aceptable: ya no se basa en la desigualdad natural, sino en un diferencialismo absoluto: cada pueblo tiene derecho a preservar sus valores viviendo sin mezclarse en su propio territorio”. En lo que se refiere a las propuestas económicas, se pueden identificar dos grandes grupos:  los “(nacional)liberales” y los “estatistas”. A pesar de estas diferencias, un rasgo que caracteriza a muchos de estos grupos es la “adicción por la provocación” para lo que usan principalmente herramientas digitales, por ejemplo, los memes. Como menciona el autor más adelante en el libro, el hecho de no tener tabúes, límites morales ni restricciones a la “ironía” le da una gran ventaja a la derecha alternativa en relación con la izquierda. “El racismo, el sexismo y la provocación por la provocación pueden ser muy divertidos”, mientras “que el progresismo puede ser muy aburrido.” Este “romper con las normas” hizo que empezaran a ser parte de estos grupos conjuntos de personas “contestarias” a las que habitualmente se asociaba con sectores de izquierda, como los homosexuales. Ahora bien, este “salto” en algunos casos vino acompañado de una “redefinición” de algunas diversidades sexuales. El libro cita el caso de Jack Donovan que “pasó por la vida gay al dejar la casa de sus padres en la Pensilvania rural para estudiar arte en Nueva York”, pero luego abandonó los estudios y “decidió que no era gay, sino un masculinista”. Así escribió el libro “Androfilia: un manifiesto. Rechazar la identidad gay y recuperar la masculinidad” donde dice que “la palabra ‘gay’ describe todo un movimiento cultural y político que promueve el feminismo antimasculino, la mentalidad de víctima y la política de izquierda. Donovan utiliza el término “andrófilo” para describir a un hombre cuyo amor por la masculinidad incluye el sexo con otros hombres.” Las nuevas tecnologías cumplen un rol muy importante en estos grupos, no solo porque proveen las herramientas con las que expanden su discurso, sino también porque muchas personas que trabajan en el sector se sienten identificadas con las ideas de la nueva derecha.

Preguntas 1: 

Esta primera parte muestra cierta diversidad dentro del mundo de las nuevas derechas. Un rasgo común, sin embargo, parece ser una cuestión de formas, de modos de actuar y reaccionar, casi una cuestión estética (el presidente de Argentina habló de la superioridad estética de los libertarios!). ¿Qué poder aglutinador tiene este aspecto? ¿Cuánto les parece que incide para que, a pesar de las diferencias, estas personas se sientan parte de un mismo grupo? ¿Cuánto influyen las emociones?

 

 

¡Tus comentarios son bienvenidos!